¿Le llamamos?

+34 952 908 897

Preguntas frecuentes

Personal

¿Qué son la infertilidad y la esterilidad?

La infertilidad es la incapacidad de llevar un embarazo a término con el nacimiento de un hijo sano, mientras que la esterilidad es la incapacidad de concebir.  Médicamente, la infertilidad y la esterilidad se pueden distinguir en términos de primaria y secundaria.

 

Esterilidad Primaria: cuando la pareja, tras un año de relaciones sin tomar medidas de protección, no ha conseguido un embarazo.

 

Esterilidad Secundaria: la de la pareja que, tras la consecución del primer hijo, no logra una nueva gestación tras 2 o más años de intentarlo.

 

Infertilidad Primaria: la que padece una pareja que consigue una gestación que no llega a término con un recién nacido normal.

 

Infertilidad Secundaria: cuando, tras un embarazo y parto normales, no se consigue una nueva gestación a término con recién nacido normal.

 

 

¿Afecta a muchas parejas?

Alrededor de 15% tienen problemas para quedar embarazada que equivalen a 1 millón de parejas en España.

 

Afortunadamente, en las últimas décadas, las técnicas de reproducción asistida han desarrollado enormemente y técnicas experimentales se han convertido en procedimientos estándar con altas tasas de éxito.

 

 

¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

Las causas de la infertilidad varían de una persona a otra y de una pareja a otra y pueden estar relacionadas con factores masculinos, femeninos o ambos.  En el caso de las mujeres, el retraso de la maternidad es un factor de gran importancia, mientras que entre los hombres puede deberse a un bajo número de espermatozoides o a la escasa motilidad de estos.  Las intervenciones quirúrgicas o los tratamientos oncológicos también pueden provocar infertilidad tanto en hombres como en mujeres.  Además, el estrés y problemas relacionados con los hábitos de vida, como la obesidad, el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo, pueden contribuir a la infertilidad.

 

 

¿Quiénes suelen ser responsables de la infertilidad, los hombres o las mujeres?

Un 45% sería por causas masculinas: alteraciones en el ámbito testicular, obstrucción de conductos, patologías en la próstata, alteraciones en la eyaculación o erección y alteraciones en el semen. Otro 45% sería por causas femeninas, como la menopausia precoz, la endometriosis, las obstrucciones o lesiones de las trompas de Falopio, anomalías uterinas y cervicales o los problemas ovulatorios. El 10% restante corresponde a causas mixtas o combinadas, en las cuales los dos son responsables.

 

 

¿Cuándo hay que acudir al ginecólogo especialista en reproducción?

Las parejas deben empezar a buscar ayuda médica después de un año de estar intentando concebir sin éxito.  Por otro lado, es recomendable que las mujeres mayores de 35 años con antecedentes familiares de enfermedades ginecológicas y los hombres con antecedentes familiares de enfermedades urológicas empiecen un estudio de esterilidad si no han podido concebir después de intentarlo durante 6 meses.

 

 

¿Cuál es la frequencia en que se deben mantener relaciones sexuales para quedarte embarazada?

El número de relaciones sexuales nunca es excesivo, pero lo más importante es cuándo tienen lugar. Para aumentar la probabilidad de concebir, es importante mantener relaciones sexuales con frecuencia alrededor del momento de la ovulación. Una vez que el óvulo sale del ovario, sobrevive un máximo de 24 horas y únicamente se puede fertilizar durante este tiempo. Dado que los espermatozoides pueden vivir hasta tres días, una buena forma de aumentar las posibilidades consiste en mantener relaciones sexuales durante los dos días anteriores a la ovulación y el mismo día en que ovule.

 

Si no está segura de cuándo ovula, algunos síntomas de que está ovulando son cierta sensibilidad en las mamas, molestias en el abdomen, flujo vaginal espeso, con la consistencia de la clara de huevo, y un leve aumento de la temperatura basal.  Si siempre suele mantener relaciones sexuales tres veces por semana, es muy probable que en algún momento coincidan con el periodo fértil.

 

 

¿Cuáles son las pruebas necesarias en una primera visita?

Las investigaciones iniciales llevadas a cabo antes del comienzo del tratamiento incluyen una ecografía pélvica para identificar anomalías en el útero, los ovarios o las trompas, de un perfil hormonal y pantalla viral que es un análisis de sangre completo para verificar el recuento de sangre, los niveles de hormonas, y si una mujer ha sido siempre infectados con ciertos virus, y un análisis de semen para analizar la cantidad que existe y su motilidad.  Esas pruebas nos ayudan en descartar patologías que desaconsejen el embarazo e identificar la mejor opción de tratamiento.

¿Son dolorosos los tratamientos?

La única intervención dolorosa es la extracción de óvulos durante un ciclo de FIV, que implica la inserción de una aguja hueca a través de la cavidad pélvica guiada por imágenes de ultrasonidos. Sin embargo, dado que se considera cirugía menor, se lleva a cabo bajo anestesia, por lo que las pacientes no notan absolutamente ningún dolor o molestia.  Tras la intervención, se pueden notar pequeños calambres sin importancia en los ovarios, que pueden tratarse con analgésicos.

¿Hay algún riesgo asociado a un procedimiento de FIV?

Existen varios riesgos asociados al uso de fármacos para la fertilidad inyectables, para inducir la ovulación, que pueden provocar síndrome de hiperestimulación ovárica.  Los síntomas pueden ser dolor abdominal moderado, hinchazón, náuseas, vómitos y diarrea y, en casos raros, rápido aumento de peso y falta de aliento.  Además, siempre existe la posibilidad de sufrir complicaciones o efectos secundarios durante la fase de extracción de óvulos, incluso aunque la intervención quirúrgica es menor.  Los riesgos asociados a la anestesia general y el uso de una aguja de aspiración para extraer los óvulos de los ovarios pueden provocar sangrado, infecciones o daños en el intestino, la vejiga o un vaso sanguíneo.  Aunque estos riesgos son siempre mínimos, es importante ser consciente de ellos.

¿Los tratamientos oncológicos acaban con la fertilidad?

El efecto de los tratamientos para el cáncer sobre la fertilidad depende del tipo de tratamiento que reciba y de otros factores como, por ejemplo, el tipo de cáncer y dónde se encuentre, además de la edad, sexo y respuesta al tratamiento del paciente.  Entre las mujeres, los medicamentos para quimioterapia pueden detener temporal o permanentemente la producción de óvulos en los ovarios; en los hombres, pueden ralentizar la producción de espermatozoides o detenerla por completo.  Los tratamientos de radioterapia, por otro lado, solo afectan a la fertilidad si hay un órgano reproductor en la zona de tratamiento, como en los cánceres de ovarios, cervical o uterino en mujeres y testicular en hombres, aunque la radioterapia para cáncer de próstata o vejiga puede reducir permanentemente el número de espermatozoides.

¿Se puede elegir el / la donante?

En España, la donación es un acto totalmente anónimo y confidencial.  La legislación española prohíbe expresamente revelar la identidad de los donantes.

¿Se puede elegir las características del o de la donante?

Tras un meticuloso proceso de selección para garantizar el parecido con los padres receptores, todos los donantes son elegidos por el equipo médico en el Centro de la Fertilidad HC. Para obtener la mayor coincidencia posible, se evalúan características físicas como el tipo sanguíneo del donante, su raza, altura, peso, color de pelo y de ojos, etc.  Aunque la pareja receptora no puede elegir las características, el equipo tiene en consideración sus preferencias.

Nombre y Apellidos *

Teléfono *

E-mail *

Asunto

Su mensaje

¿Desea recibir información de HC Marbella?
No

Por favor, escriba el código

captcha

Nombre y Apellidos *

E-mail *

¿Desea recibir información de HC Marbella?

 

Por favor, escriba el código

captcha