Logotipo HC Fertility
Abrir menú Cerrar menú
Ilustración HC Fertility

¿Le llamamos?

Botón Newsletter

Preservación de la fertilidad

Al disminuir la fertilidad con la edad, el congelar los óvulos a una edad temprana aumenta sus posibilidades de tener un hijo en el futuro.

Las mujeres pueden vivir un embarazo entrados los cuarenta, ya que el útero es apto para la gestación (mucho más allá que los óvulos). Sin embargo, los ovarios y los ovocitos tienen “fecha de caducidad”.

La congelación de los óvulos (criopreservación) se lleva a cabo mediante el uso de crioprotectores, que mantienen la integridad del óvulo, y de nitrógeno líquido; una vez congelados, se mantienen a una temperatura extremadamente fría (-196ºC) para que, con el tiempo, no haya ningún deterioro en la calidad de los óvulos. Los óvulos criopreservados pueden almacenarse el tiempo deseado, no siendo aconsejable la gestación en ningún caso superados los 50 años.

Si el día de mañana no necesita sus óvulos porque ha sido madre de forma natural podrá dar su consentimiento para eliminarlos o incluso donarlos.

Es aconsejable congelar óvulos de aquellas mujeres que deseen retrasar la maternidad por motivos profesionales o personales, que deseen retrasar el momento de tener hijos hasta que encuentren a la pareja adecuada o que prefieran congelar óvulos en lugar de embriones por motivos éticos o religiosos. Además, para las mujeres a quienes se les diagnostique cáncer y deseen tener la opción de tener hijos en el futuro es recomendable congelar sus óvulos antes de someterse a cirugía, quimioterapia o radioterapia, ya que estas pueden dañar la calidad de los óvulos.

Con el paso de los años, las mujeres se enfrentan a varios hechos. En primer lugar, las mujeres nacen con un número determinado de óvulos que se agota con el tiempo. En segundo lugar, el pico más alto de fertilidad está entre los 18 y los 25 años. En tercer, a la edad de 40, la tasa media de fertilidad disminuye a alrededor del 15% en comparación con la que se tiene a los 25. En cuarto, hay un mayor riesgo de que el hijo nazca con una anomalía cromosómica si la madre tiene más de 40 años. Y por último, aunque no por ello menos importante, conforme la mujer envejece, el número de óvulos disminuye y su calidad se deteriora. En consecuencia, debido al menor número de óvulos, hay menos probabilidades de quedar embarazada y, dado que su calidad no es óptima, hay una mayor incidencia de embriones anómalos, lo que provoca más abortos espontáneos.

Por estos motivos, tomar medidas para proteger su fertilidad mientras sus óvulos aún están sanos le permite tener más opciones y prolonga el tiempo durante el que puede concebir, lo que puede combatir la angustia emocional.

Esta web quiere ofrecerte una experiencia de navegación única y personalizada. Y es por eso que utilizamos cookies.